<iframe src="https://bs.serving-sys.com/BurstingPipe? cn=ot&amp; onetagid=8384&amp; ns=1&amp; activityValues=$$Value=[Value]&amp;OrderID=[OrderID]&amp;Session=[Session]&amp;ProductID=[ProductID]&amp;ProductInfo=[ProductInfo]&amp;Quantity=[Quantity]$$&amp; retargetingValues=$$$$&amp; dynamicRetargetingValues=$$$$&amp; acp=$$$$&amp;" style="display:none;width:0px;height:0px">

¿Afecta la humedad relativa?

Rafael Hernández Arquitecto

Rafael Hernández Arquitecto

¿Afecta la humedad relativa?

 

No todo el mundo es consciente de hasta qué punto la humedad relativa (HR) del ambiente que respira es importante para su salud; normalmente asociamos este concepto a datos medioambientales exteriores pero lo cierto es que pasamos el 90% de nuestro tiempo en interiores cerrados y, por tanto, la calidad del aire respirado pasa a un primer plano.

 

Una HR excesivamente alta ocasiona patologías tales como dificultad de respiración, fatiga y disminución de la liberación de toxinas a través de la transpiración, además incrementa los malos olores y producen alteraciones en el entorno habitado, ya que se acumula el calor y se deterioran los materiales, cosa que incrementa la proliferación de hongos y esporas.

 

En cambio, una humedad relativa demasiado baja provoca una mayor levitación del polvo en el aire, motivo por el cual se acentúan las alergias, los resfriados, la inflamación ocular, el asma y el dolor de cabeza, entre otras dolencias.

 

Una HR saludable se encuentra entre el 40% y el 60%, siendo más aconsejable mantenerla en la franja del 40% que la del 60%. Para su monitorización existen higrómetros tan básicos como fiables y disponemos de varias herramientas entre las que se encuentra una correcta ventilación.

 

En España tenemos la suerte de un clima mediterráneo envidiable que nos permite ventilar nuestro hogar de forma natural durante la práctica totalidad del año, para ello solo es necesario un correcto accionamiento de las ventanas para favorecer esta ventilación.

 

En una vivienda con ventanas en distintas fachadas, el aire tiende a circular de aquellas con los huecos más amplios hacia los más pequeños, con este conocimiento y unos buenos sistemas de apertura parcial como el de las ventanas oscilobatientes, podemos controlar los flujos de ventilación interna de forma manual.

 

Las ventanas en el techo nos permiten crear chimeneas naturales por donde el aire caliente y normalmente húmedo tenderá a escapar, succionando aire fresco de los lugares donde un buen diseño haya previsto.

 

Como veis, las ventanas de tejado y sus múltiples opciones de apertura y ubicación son una gran herramienta de control de ventilación para mantener Humedad Relativa dentro de los parámetros saludables.

 

 

 766x225_blog_todas_cbta_plana