<iframe src="https://bs.serving-sys.com/BurstingPipe? cn=ot&amp; onetagid=8384&amp; ns=1&amp; activityValues=$$Value=[Value]&amp;OrderID=[OrderID]&amp;Session=[Session]&amp;ProductID=[ProductID]&amp;ProductInfo=[ProductInfo]&amp;Quantity=[Quantity]$$&amp; retargetingValues=$$$$&amp; dynamicRetargetingValues=$$$$&amp; acp=$$$$&amp;" style="display:none;width:0px;height:0px">

Decoración estilo nórdico: lo último en diseño de interiores

Yolanda Coello

Yolanda Coello

Decoración estilo nórdico: lo último en diseño de interiores

La decoración de estilo nórdico ha llegado como un soplo de aire fresco desde los países escandinavos para llenar las casas de paredes blancas, colores neutros, muebles de madera y mucha luminosidad. Es un tendencia decorativa que nunca pasa de moda, muy funcional y que llena de luz cualquier espacio.

 

En Suecia, Noruega y Dinamarca, de donde procede este estilo, los inviernos son muy largos y las horas de luz escasas. Por eso, la decoración y la arquitectura, están pensadas para multiplicar la claridad a toda costa. Para ello, sus principales aliados son los grandes ventanales que dejan paso a la luz, paredes blancas que reflejan los rayos del sol, suelos de madera en tonos claros… Así consigue crear espacios luminosos, acogedores y que transmiten mucha tranquilidad.

 

La luz natural es sinónimo de vida, bienestar, energía… y la oscuridad, en cambio, entristece y puede incluso afectar a la salud. Una mala iluminación puede provocar cansancio, estrés, dolor de cabeza, fatiga ocular… Y en los países escandinavos, donde la luz es un bien escaso, han encontrado la fórmula de exprimirla al máximo a través de la decoración de estilo nórdico.

 

En las casas estilo nórdico no faltan grandes ventanas

 

Al visitar cualquier ciudad como Oslo o Estocolmo rápidamente llama la atención los grandes ventanales que se abren a través de las fachadas de los edificios o en los tejados de las casas para dejar pasar la luz. Estos, además, no suelen tener cortinas ni mucho menos persianas.

 

Así consiguen que entre toda la luz posible y luego, en el interior, con la decoración multiplican su efecto. En la típica casa estilo nórdico moderno el color insignia es el blanco que tiñe paredes, muebles, complementos e, incluso, suelos. ¿Por qué? El blanco refleja la luz y multiplica su efecto; por eso, los nórdicos utilizan este tono para combatir la oscuridad que reina en sus inviernos y así logran crear espacios más luminosos y visualmente más amplios.

 

El blanco suele convivir con elementos en otras tonalidades; sin embargo, aquí ya es cuestión de gustos. Hay quienes prefieren mantener una decoración suave en tonos beige o grises y otros buscan el contraste a través de elementos oscuros o tonos brillantes. Estos toques de color se añaden, normalmente, a través de los completos decorativos, textiles, lámparas o incluso cuadros.

 

Otro elemento recurrente en la decoración nórdica es la madera ya sea en los muebles, suelos, paredes, vigas o elementos decorativos de cualquier tiempo. Este material crea una atmósfera cálida, acogedora y además es muy aislante por lo que ayuda a combatir el frío en invierno. Las variedades más habituales suelen ser las más claras, como por ejemplo el haya o el abedul para así seguir atrayendo la luz y crear espacios únicos. Otros materiales como las alfombras de pelo, el mármol, el mimbre o el corcho consiguen también ese toque escandinavo a la decoración.

 

Los colores, las formas y los materiales buscan multiplicar la luz

 

Para los muebles, el diseño nórdico utiliza las líneas rectas y depuradas combinadas con suaves curvas. El objetivo es crear piezas funcionales, elegantes y que permitan crear ambientes diáfanos por los que la luz circule con libertad. Lo práctico se pone a lo estético y se opta, normalmente, por introducir pocas piezas pero que resulten de utilidad.

 

En cuanto a los textiles del hogar, como sábanas o cortinas, los nórdicos apuestan por materiales naturales como la lana, el lino o el algodón. En estos también mandan los tonos suaves o pastel sin demasiados estampados o dibujos estridentes. Menos es más.

 

Y, por último, otros imprescindible en la decoración de estilo nórdico es la presencia de la naturaleza dentro del hogar. Esta puede traducirse en cuadros o láminas de animales, accesorios creados con ramas… y, sobre todo, muchos ramos y plantas. Estos últimos terminar de darle a la decoración un toque diferente, personal, natural… La monstera deliciosa, el ficus o el cactus euphorbia son opciones excelentes y, además, muy resistentes.

 

El estilo nórdico, como decíamos, está muy de moda por lo que hoy en día es fácil encontrar blogs especializados, referencias en revistas o grandes dosis inspiración casi en cualquier sitio. Con esta información ya tienes lo básico para empezar sabiendo que la luz es el elemento más importante para adoptar esta tendencia.

¿Te animas a darle un aire nórdico a tu hogar? Una forma para conseguirlo es sustituir tus ventanas tejado por grandes ventanales. En nuestra guía "Ventanas de tejado para sustitución" encontrarás toda  la información que necesitas para decidirte a hacerlo. ¡Descárgala ya!

Descarga AQUÍ la guía de sustitución