<iframe src="https://bs.serving-sys.com/BurstingPipe? cn=ot&amp; onetagid=8384&amp; ns=1&amp; activityValues=$$Value=[Value]&amp;OrderID=[OrderID]&amp;Session=[Session]&amp;ProductID=[ProductID]&amp;ProductInfo=[ProductInfo]&amp;Quantity=[Quantity]$$&amp; retargetingValues=$$$$&amp; dynamicRetargetingValues=$$$$&amp; acp=$$$$&amp;" style="display:none;width:0px;height:0px">

Lo mejor del exterior en el interior: llena tu casa de luz natural

Yolanda Coello

Yolanda Coello

Lo mejor del exterior en el interior: llena tu casa de luz natural

En el mes de la luz recordamos lo importante que es la luz natural para todos. Como dijo Audrey Azoulay, Directora General de la UNESCO, en el Día Internacional de la Luz de 2018: “Desde los rayos gamma hasta las ondas de radio, el espectro de la luz nos brinda conocimientos de profundo calado y también cercanos, tanto sobre el origen del universo como sobre las tecnologías que han configurado nuestra sociedad, en ámbitos tan diversos como la medicina, la agricultura, la energía y la óptica para la protección del patrimonio cultural”.

La luz natural es capaz de mejorar nuestro estado de ánimo: una investigación realizada en Australia durante el año 2002 determinó que, bajo una luz brillante, la producción de serotonina –la conocida como hormona de la felicidad, que se encarga, entre otras funciones, de regular nuestras emociones– se multiplicaba hasta por ocho en el cuerpo humano en comparación con los días nublados y oscuros.
Exponerse al sol también aumenta los niveles de vitamina B de nuestro organismo, que, junto con la D, mejora la digestión y el apetito, la circulación de la sangre, el estado de la piel y de los huesos o la calidad del sueño. Por otra parte, numerosos estudios han demostrado que la productividad laboral se incrementa hasta en un 6% en las oficinas que tienen ventanas, fuentes directas de luz natural, y el rendimiento escolar en hasta un 15%.
El estudio The Indoor Generation de VELUX revela que pasamos el 90% de nuestro tiempo en espacios interiores, por lo que la luz que recibimos directamente del sol es prácticamente escasa. Debemos revertir esta situación saliendo a la calle o, de no poder, empapándonos de los rayos que entran por nuestra ventana.
¿Nuestra propuesta? Instala ventanas con apertura oblicua para que la luz natural irrumpa con fuerza en todas tus habitaciones. Y si a mayores tienes un ático, opta por colocar ventanas de tejado, ya que proporcionan luz natural adicional, conectan con el exterior y brindan mucho aire fresco, y todo eso aporta un inmenso valor a tu vida. Las ventanas son, en definitiva, nuestra conexión con el exterior, ya que nos permiten ver lo que hay afuera, posibilitan la entrada de aire fresco en nuestra vivienda y ventilan nuestras habitaciones, renovando el clima interior.
Te aconsejamos también que pintes las paredes en colores claros y los marcos de las ventanas en blanco, ya que reflejarán más la luz. Una buena idea llevar lo mejor del el exterior al interior: ¡Permite que la naturaleza entre en tu casa! Como seres humanos, necesitamos volver a conectar con la naturaleza para mantenernos sanos y sentirnos bien, rodearnos de la belleza y la claridad de la luz natural y del aire fresco. Puedes amueblar tus habitaciones con materiales naturales, como la madera, y colocar muchas plantas.
Ya sabes: lleva luz a tu casa y gana calidad de vida.

 

Haz que suceda