<iframe src="https://bs.serving-sys.com/BurstingPipe? cn=ot&amp; onetagid=8384&amp; ns=1&amp; activityValues=$$Value=[Value]&amp;OrderID=[OrderID]&amp;Session=[Session]&amp;ProductID=[ProductID]&amp;ProductInfo=[ProductInfo]&amp;Quantity=[Quantity]$$&amp; retargetingValues=$$$$&amp; dynamicRetargetingValues=$$$$&amp; acp=$$$$&amp;" style="display:none;width:0px;height:0px">

Año nuevo, casas más saludables

Yolanda Coello

Yolanda Coello

Año nuevo, casas más saludables

Según la última edición de nuestro estudio anual Barómetro de Edificios Saludables 2019, más de 2 millones de niños españoles viven en hogares poco saludables.

Una cifra que no debemos pasar por alto, ya que los inquilinos de edificios insalubres tienen más posibilidades de padecer problemas respiratorios, alergias o eccemas como consecuencia del moho, las humedades, la mala iluminación y el exceso de ruido con los que conviven cada día.


En definitiva, la calidad de tu vivienda es sinónimo de la calidad de tu salud. Por ello, uno de los objetivos que debemos cumplir este 2020 es conseguir que nuestros hogares sean más saludables. Joseph G. Allen, profesor asistente de Harvard T.H. Chan School of Public Health y orador principal en el Healthy Buildings Day, nuestro evento anual cuya edición de 2019 se celebró los días 9 y 10 de octubre en París, propone una serie de medidas para que nuestra casa sea más saludable:


  1. Cocina con la campana extractora siempre encendida y con las ventanas abiertas. Cocinar es una de las actividades que más litros de humedad produce. Te recomendamos que cuando te metas entre fogones no olvides la ventilación.

  2. Trae aire fresco a tu hogar. Actividades cotidianas como ducharse o hacer la colada generan humedad, por lo que nuestro consejo es que ventiles las habitaciones unos 10 minutos entre 3 y 4 veces al día. Además, otro dato: cada día respiramos 11.000 litros de aire y un tercio de esa cantidad se hace en el dormitorio. Por eso, te proponemos que instales deshumidificadores en esta zona de tu casa. ¡Y es que el aire fresco es aire saludable para nuestros pulmones!

  3. ¡Fuera pantallas para dormir! La luz azul que emiten las pantallas de los móviles, ordenadores, televisiones o tabletas trastorna nuestros ritmos circadianos, haciendo que nuestro sueño sea menos reparador y de menor calidad. Apuesta por un libro en vez de por la tecnología antes de dormir, por ejemplo.

    ¡No más ruidos! A la hora de dormir, sobre todo, evita ruidos innecesarios, como el del móvil (puedes ponerlo en modo silencio). Según estudios, los ruidos nocturnos provocan un aumento de la presión sanguínea y acrecientan el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Asimismo, te aconsejamos que instales ventanas que aíslen de los ruidos del exterior. Y si te gusta tener algún hilo de fondo para conciliar el sueño, nuestro consejo es que uses purificadores de aire, que transmiten sonidos relajantes y también nos reconectan con la naturaleza.

  4. Evita productos tóxicos. Los ambientadores o algunos componentes de moquetas y otros muebles de la casa pueden ser perjudiciales para la salud. En la medida de lo posible, restringe el uso de ambientadores y mira la composición del mobiliario antes de adquirirlo. A veces, lo barato sale caro.

  5. ¡Anímate a poner en marcha estos tips y verás cómo los resultados son muy positivos!