<iframe src="https://bs.serving-sys.com/BurstingPipe? cn=ot&amp; onetagid=8384&amp; ns=1&amp; activityValues=$$Value=[Value]&amp;OrderID=[OrderID]&amp;Session=[Session]&amp;ProductID=[ProductID]&amp;ProductInfo=[ProductInfo]&amp;Quantity=[Quantity]$$&amp; retargetingValues=$$$$&amp; dynamicRetargetingValues=$$$$&amp; acp=$$$$&amp;" style="display:none;width:0px;height:0px">

Aislantes térmicos para casas: el truco para ahorrar energía

Yolanda Coello

Yolanda Coello

Aislantes térmicos para casas: el truco para ahorrar energía

Los aislantes térmicos para casas brillan, en general, por su ausencia en la mayor parte de construcciones. Y es que un 99% de las viviendas en España pierden su calor a través de las ventanas mal selladas, techos, suelo… Esto supone un elevado gasto de energía y también de dinero.

Según el Instituto para la Diversificación del Ahorro de Energía (IDEA), cada hogar español gasta de media unos 1.132€ en calefacción. De este cantidad, un 30% (más de 300€) se desperdicia por culpa del mal aislamiento de las viviendas.

¿Por dónde estamos perdiendo ese calor? Se estima que alrededor de un 25% por el tejado, otro 25% por las ventanas y las puertas, un 35% por las paredes y un 15% por el suelo.

 

Lo cierto es que las viviendas deberían estar diseñadas para mantener una temperatura interior estable y crear un clima agradable sin consumir demasiada energía o gas. Este aislamiento térmico para casas hace que la vivienda sea más hermética y que así se reduzca entre un 30% y un 70% el consumo de energía y, por tanto, el gasto económico.

 

Además del ahorro de dinero, el aislamiento térmico tiene otra serie de ventajas:

· Reducción de las emisiones de CO2 a la atmósfera.

· Aislamiento acústico.

· Revalorización de la vivienda.

 

Para mejorar el aislamiento térmico, hay que identificar cuáles son los principales puntos de fuga. Como decíamos antes, estos suelen ser: fachadas, paredes, techos, suelos y ventanas y puertas.

 

A continuación, explicamos cuál es el mejor aislante térmico en cada caso:

 

Ventanas de tejado

 

Un buen sistema de ventanas puede reducir a casi la mitad la pérdida de calor, lo que ayudará a que disminuya el consumo de energía y el gasto de dinero. Por tanto, para mejorar el aislamiento del hogar resulta muy interesante renovar los ventanales.

Lo más recomendable es elegir unas ventanas eficientes; es decir, unas con doble cristal con cámara de aire completamente hermética. Además de esto, también es conveniente elegir cristales de baja emisión que emiten muy poco calor cuando el sol incide directamente sobre ellos.

 

180601-velux-blog-termico3

 

A la hora de elegir unas ventanas eficientes para aislar tu hogar, también es importante que te asegures de que el material con el que están construidas tenga rotura de puente térmico. ¿Y esto qué es? Consiste en intercalar un material poco conductor entre la cara externa e interna de la carpintería de aluminio. Con esto se dificulta las pérdidas de calor así como la condensación.

También es interesante saber que el espesor de los cristales y de la cámara de aire puede variar según las necesidades de aislamiento térmico y, también, acústico. Si vives una zona muy fría, podrás ampliar esta distancia para que la barrera entre el exterior y el interior sea aún mayor.

 

Fachadas

 

Las soluciones de aislamiento de exterior requieren un material que soporte el agua y las inclemencias del tiempo. El poliestireno extruido cubierto por paneles es una buena opción; así como instalar fachadas ventiladas compuestas por un material aislante, una cámara de mínimo tres centímetros y un material exterior que puede ser, por ejemplo, cerámica.

 

Paredes dobles

 

Para aislar las paredes, podemos hacerlo por el exterior o por el interior. Esta última opción es mucho más rápida y sencilla, sobre todo si vivimos en una comunidad y todos los vecinos deben ponerse de acuerdo para hacer modificaciones en la fachada del edificio.

 

Las paredes de la vivienda deben aislarse siempre. Estas se suelen construir con una doble fila de revestimiento entre la que se deja una cámara de aire en la que va un material aislante de 5 centímetros de grosor (o más si el clima es muy duro). Este producto puede ser ecológico o industrial.

 

Puertas

 

Aunque la seguridad debe estar por encima de todo, también es importante asegurarse de que no se pierda calor por pequeñas rendijas. Existen aislantes para puertas que se colocan en la parte inferior de forma muy sencilla. Estos aportan un buen aislamiento térmico e impiden la entrada de polvo o suciedad a la vivienda.

 

Suelo

 

Aunque parezca increíble, por el suelo también se pierde calor en la vivienda. ¿Cómo se puede evitar? Instalando parquet de madera que tengan un grosor de unos 8 milímetros y si a eso le añades el uso de alfombras durante el invierno se consigue conservar aún más la temperatura.

 

Techo

 

Para proteger la cubierta de casa es aconsejable utilizar poliestireno extruido, más conocido como XPS, ya que protege del frío en invierno y del calor en verano. Por tanto, ayuda a mantener una temperatura estable a lo largo del año.

A esto también se le puede añadir lana mineral que aísla del ruido exterior. Así, no sólo se ahorra energía sino que también se mejora la calidad de vida en el hogar al no tener exceso de ruido.

 

ventana y lluvia

 

Con todos estos consejos para mejorar el aislamiento térmico del hogar, es posible conseguir una vivienda más sostenible y ahorrar unos cuantos euros el año.

 

Si quieres obtener más información sobre cómo aislar correctamente tu hogar, ¡no te pierdas nuestra guía!

 

Descarga la guía de aislamiento