<iframe src="https://bs.serving-sys.com/BurstingPipe? cn=ot&amp; onetagid=8384&amp; ns=1&amp; activityValues=$$Value=[Value]&amp;OrderID=[OrderID]&amp;Session=[Session]&amp;ProductID=[ProductID]&amp;ProductInfo=[ProductInfo]&amp;Quantity=[Quantity]$$&amp; retargetingValues=$$$$&amp; dynamicRetargetingValues=$$$$&amp; acp=$$$$&amp;" style="display:none;width:0px;height:0px">

El sueño del extrarradio puede convertirse en pesadilla

Yolanda Coello

Yolanda Coello

El sueño del extrarradio puede convertirse en pesadilla

La década de los años 60 y 70 vio como las grandes ciudades españolas experimentaban un
crecimiento de su parque inmobiliario y por ende de su población. Miles de promociones
inmobiliarias cambiaron el paisaje de las ciudades, ofreciendo a las familias el sueño de
una casa amplia, con todas las comodidades de la época, así como acceso rápido a servicios
como centros de salud y colegios. Estas viviendas en el extrarradio rodeadas de zonas verdes
crearon un entorno ideal donde poder establecerse alejados del bullicio e incomodidades del
centro urbano.


Según el Barómetro de la Vivienda Saludable 2018 de VELUX, presentado en el contexto del
Healthy Buildings Day el pasado septiembre en Bruselas, las áreas suburbanas de Europa han
ido creciendo hasta llegar a superar el crecimiento urbano en un 54% entre 1961 y 2011. En
nuestro caso, la población española que vive en el extrarradio alcanza un crecimiento
del 139% en los últimos 50 años, convirtiendo a España en el segundo país de la Unión
Europea en el que más ha crecido el extrarradio, solo por detrás de Irlanda.

 

Estas casas se convirtieron en hogares gracias al nacimiento de millones de niños que
hoy tienen entre 40 y 50 años, lo que significa que estas viviendas también han
alcanzado esas edades. Y continúan siendo barrios de acogida de una segunda generación,
formada por núcleos familiares de estos niños que allí crecieron, o por nuevas familias que se
trasladan desde otras regiones de España e incluso otros países. Personas que buscan una
vivienda que les mantenga cerca de las oportunidades laborales y de formación que ofrecen las
grandes ciudades, mientras disfrutan de más espacio, un ahorro por un menor coste del metro
cuadrado y mejor calidad de vida.


¿Pero cuál es el estado de salubridad de estos edificios?

 

El envejecimiento del parque inmobiliario produce un impacto en la salud de sus habitantes.
Según el estudio mencionado, 1 de cada 6 europeos vive en un edificio insalubre y muchos de
ellos se encuentran en estas zonas de extrarradio. Hablamos de problemas de humedad,
calidad del aire o sobrecalentamiento en las viviendas, que pueden derivar o acentuar
problemas de salud como el asma, alteración del sueño, o enfermar por gripe. Es
necesario actuar para dar respuesta a las preocupaciones sobre la salud y el bienestar de los
europeos. La solución pasa por que se impulse y facilite desde las entidades públicas un plan
de rehabilitación y reforma de estos barrios, y evitar que el sueño se termine convirtiendo
en pesadilla.