<iframe src="https://bs.serving-sys.com/BurstingPipe? cn=ot&amp; onetagid=8384&amp; ns=1&amp; activityValues=$$Value=[Value]&amp;OrderID=[OrderID]&amp;Session=[Session]&amp;ProductID=[ProductID]&amp;ProductInfo=[ProductInfo]&amp;Quantity=[Quantity]$$&amp; retargetingValues=$$$$&amp; dynamicRetargetingValues=$$$$&amp; acp=$$$$&amp;" style="display:none;width:0px;height:0px">

3 consejos para aislar tu ático del frío

Yolanda Coello

Yolanda Coello

3 consejos para aislar tu ático del frío

Cada año parece que tarda más en llegar, pero por mucho que nos hagamos ilusiones con no necesitar abrigo este invierno, sabemos que tarde o temprano el frío protagonizará todos los telediarios. Por esa misma razón, si te estás planteando aislar tu buhardilla del frío, ¡ahora es el momento de hacerlo! No es ningún secreto que cada año el entretiempo dura menos; un día sales a la calle con un bonito vestido veraniego y, como si de un truco de magia se tratara, al día siguiente te encuentras calzándote unas botas para soportar el frío que tan repentinamente ha llegado.

 

Pasar frío no es agradable en ningún sitio, pero si conoces la sensación de estar en casa y tener que recurrir a mantas y abrigos para entrar en calor, estarás de acuerdo con que es un verdadero incordio. Por mucho que pongas la calefacción a tope, el aire caliente pesa menos que el aire frío, por lo que tiende a subir más fácilmente. Si tu vivienda cuenta con un ático que no está aislado, es probable que cuando llegue el frío acabes envuelta en varias mantas intentando entrar en calor, ya que el aire caliente de la calefacción se escapa al exterior.

 

 

¿En qué consiste exactamente el aislamiento en una buhardilla?

 

Aislar este espacio consiste en colocar una barrera de material en el suelo o techo del ático. Puede colocarse en las vigas que sostienen el techo o entre las vigas horizontales del suelo, en el caso de no utilizar este espacio para nada. Si decides colocar el material entre las vigas del suelo, conseguirás mantener el calor en la parte baja de tu vivienda, pero en el ático seguirá haciendo frío. Si por el contrario decides aislar el loft desde el techo, podrás utilizar este espacio como una habitación más, ya que se mantendrá a la misma temperatura que el resto de la vivienda.

 

 

Ventajas de aislar tu ático

 

- Menos frío equivale a menos calefacción y a más… ¡dinero! Quizás tengas que gastar ahora para llevar a cabo la reforma, pero te aseguramos que lo amortizarás en muy poco tiempo.

- Además de nuestro bolsillo, también lo agradecerá el medio ambiente, ya que con esta medida estaremos reduciendo la huella de carbono en nuestro hogar.

- Si no vas a disfrutar de la vivienda tú mismo, quizás pienses que es una pérdida de dinero aislar la ático, pero nada más lejos de la realidad. Haciendo esta reforma conseguirás aumentar el valor de tu hogar.

 

 

Si este invierno quieres volver a casa y no tener que ponerte más capas, ahorrar una cifra importante en la factura de la luz o del gas y poder estar a gusto en tu hogar, es hora de que leas nuestros consejos.

 

3 consejos para el aislamiento de áticos

 

 1. Ponte manos a la obra

 

Sí sí, ¡tú misma! En el caso de que acceder a la zona del techo sea fácil, no tienes problemas de humedad ni de condensación y las vigas están espaciadas regularmente, es un trabajo relativamente sencillo que puede hacer cualquiera. En el caso de querer aislar un techo plano o con humedades, será mejor contactar con un profesional.

 

Con poco más que un taladro y el material que vayas a utilizar, podrás aislar tu ático de forma sencilla y resguardarte del frío este invierno. Lo primero que debes hacer es sacar todo lo que tengas en este espacio y hacer una buena limpieza. Comprueba si hay algún cableado eléctrico que pueda entorpecer la labor.

 

Mide el espacio total que quieres aislar y compra material suficiente para no quedarte corta antes de terminar el trabajo.

 

2. Elige el mejor material para aislar tu ático

 

El material que vayamos a utilizar dependerá en gran medida de cómo es la buhardilla que queremos aislar y de nuestras necesidades. Al aislar desde el interior, tenemos que tener en cuenta que perderemos algo de espacio. Si esta habitación es amplia, no pasa nada, pero si estamos intentando aprovechar al máximo cada centímetro, deberemos optar por láminas y placas finas.

 

En el caso de contar con problemas de ruido exterior, podemos aprovechar y combinar el aislamiento térmico con el acústico. Una gran opción para ello es la lana de roca. También podemos trabajar con paneles de corcho, que tienen algo menos de grosor.

 

Si tu vivienda se encuentra en un lugar donde las temperaturas bajan mucho en invierno, te recomendamos elegir planchas de poliestireno de al menos 80 mm de grosor, cubriéndolas después con paneles de cartón-yeso o friso de madera.

 

 

3. No olvides las ventanas y persianas

 

Si queremos aprovechar nuestra buhardilla para convertirla en un espacio habitable, además de elementos de decoración, necesitaremos instalar unas ventanas por las que pasen una buena cantidad de luz natural. Las vistas y la ventilación convertirán este espacio en uno de tus lugares favoritos de la casa, ¡especialmente cuando esté aislado del frío!

 

Existe una gran variedad de ventanas de tejado que, gracias a su doble cristal aislante, te permitirán disfrutar de luz natural a la vez que la buhardilla se mantiene cálida. Una manera de mejorar todavía más el aislamiento es colocando unas persianas exteriores. Así, además de oscurecer la habitación cuando quieras, gozarás de menos ruido exterior.

 

¡Ah! Y recuerda que si decides aislar tu ático con persianas VELUX,  podrás obtener 50€ de reembolso sólo desde el 15 de octubre hasta el 31 de diciembre. ¿A qué esperas para combatir el frío?

 

Descubre la promoción de persianas VELUX