<iframe src="https://bs.serving-sys.com/BurstingPipe? cn=ot&amp; onetagid=8384&amp; ns=1&amp; activityValues=$$Value=[Value]&amp;OrderID=[OrderID]&amp;Session=[Session]&amp;ProductID=[ProductID]&amp;ProductInfo=[ProductInfo]&amp;Quantity=[Quantity]$$&amp; retargetingValues=$$$$&amp; dynamicRetargetingValues=$$$$&amp; acp=$$$$&amp;" style="display:none;width:0px;height:0px">

Los peligros de vivir en espacios interiores

Yolanda Coello

Yolanda Coello

Los peligros de vivir en espacios interiores

La situación de emergencia sanitaria en la que nos encontramos nos obligó a recluirnos en espacios interiores prácticamente las 24 horas del día. Ha sido en este periodo cuando nos hemos dado cuenta de lo verdaderamente importante que es vivir en un hogar saludable, en el que entre la luz natural y el aire interior que respiramos se pueda renovar constantemente.

Y es que pasar nuestra vida en espacios mal iluminados y con una ventilación ineficiente trae consigo consecuencias muy negativas para nuestra salud. Aquí te mostramos algunas, de las que quizás no eras consciente:

 
Si no tenemos un buen sistema de ventilación, el CO2 que generamos en actividades tan cotidianas como ducharnos, cocinar o secar la ropa acabará afectando a nuestro sistema respiratorio. Si sufres síntomas persistentes como estornudos, secreción nasal, ojos rojos y dolores de cabeza que parecen disminuir cuando no estás en casa, es probable que tu vivienda tenga un clima interior deficiente.
 
Enfermedades respiratorias. Estas mismas actividades en el hogar también pueden provocar enfermedades respiratorias como asma e incluso enfermedades pulmonares.
 
Baja productividad. Vivir en lugares mal iluminados o con una incidencia mayor de luz artificial también repercute en nuestra productividad. Hay muchos estudios que relacionan el aumento del rendimiento laboral y escolar con la exposición directa de la luz natural.
 
Dificultad para dormir. La luz regula nuestros ritmos circadianos y el ritmo sueño-vigilia de nuestro cuerpo. No recibirla en suficiente cantidad por el día puede repercutir en la calidad de nuestro sueño por la noche.
 
Cambios de humor. La luz solar es la responsable de que nuestro cerebro produzca serotonina, una hormona responsable de mejorar el estado de ánimo, aliviar el dolor y aumentar nuestros niveles de energía. Pasar la mayor parte del tiempo en espacios interiores, sin recibir la suficiente cantidad de luz solar que necesita nuestro organismo, puede experimentar efectos negativos en nuestro estado de ánimo, especialmente durante el invierno, cuando hay menos horas de sol.

 

Una solución eficaz y sencilla para hacer frente a estos problemas es instalar ventanas de tejado, que nos permiten recibir directamente luz natural, aire fresco y además nos conectan con la naturaleza y el mundo exterior, creando ambientes mucho más saludables.

 

Disfruta de un hogar saludable